martes, 23 de abril de 2013

EL VERDADERO ARTISTA MARCIAL. (ARTÍCULO DE TAKY KIMURA, ALUMNO DE BRUCE LEE)



Bruce Lee fue una persona de múltiples talentos incluso a la edad de dieciocho años, cuando hizo brillar los horizontes de Seattle. Su metro setenta estallaba en cualquier momento con la fuerza de un cometa y quedabas inmediatamente cautivado por su encantadora personalidad. Bruce compartió una vez conmigo el sentimiento de que se encontraba relajado y cómodo con gente de todos los estratos de la sociedad. Atribuía esto a la esencia definitiva de lo físico y lo espiritual del nivel más alto del arte marcial. En mi opinión, esto fue imbuido en él y Bruce vivió la vida y murió como un verdadero guerrero.

He dicho a menudo que mi primera introducción a Bruce fue una experiencia impresionante. Sin embargo, también fui afortunado de poder experimentar los muchos otros aspectos de su personalidad, tales como el cómico adolescente y el filósofo maduro. Me sentía encantado particularmente por esta última característica y de algún modo supe que tenía que seguirle.

Para ésos desconocedores del trasfondo de Bruce Lee podría ayudar si me tomo un momento para compartir contigo cómo llegó a introducir el gung fu, un arte únicamente chino, en Norteamérica. Bruce llegó a Seattle en 1959 a la edad de dieciocho años, tras una breve estancia en San Francisco. Con la ayuda de varias apariciones en la televisión local y demostraciones públicas, Bruce comenzó a dar instrucción a todos los americanos, independientemente de la raza, el credo o la nacionalidad.

Incluso mientras crecía en Hong Kong, Bruce había experimentado una buena ración de prejuicio y discriminación. Esto le condujo a involucrarse en las artes marciales tanto para su preservación mental como física. A menudo me hablaba de la forma en que los oficiales británicos les miraban por encima del hombro y maltrataban a los chinos. Con este trasfondo, Bruce juró utilizar las artes marciales como una herramienta para expresar su principal deseo: crear igualdad entre las gentes del mundo.

Incluso en Seattle, durante esta temprana época del viaje de su vida, Bruce denunciaría el "lío clásico" y promovió el arte de la simplicidad y la armonía. Con el tiempo, Bruce modificaría su vasto conocimiento de las muchas artes para llegar a la última etapa de la simplicidad realista: Jeet Kune Do. Sin embargo, tanto si estaba instruyendo a sus estudiantes en el método Jun Fan Gung Fu o en Jeet Kune Do, Bruce entendió que en cualquier caso la simplicidad, la honradez y el deseo viene sólo de la profundidad en tu corazón, e incorporó esta preciosa característica a todas sus enseñanzas.

Bruce estaba dotado de un modo único con unos atributos naturales: velocidad, coordinación, gracia, una alta mentalidad y encanto. Todos estos factores contribuyeron a su afinado sentido de separar la realidad de la fantasía. En lugar de condenar cualquier sistema en particular de artes marciales, Bruce absorbió lo que era útil y desechó lo inútil, y nos enseñó lo que él consideraba la "realidad" del arte marcial: simplicidad, armonía e integridad.

Esto es en muchos sentidos comparable a la belleza definitiva que reside en la forma en que los niños pequeños se expresan del modo más simple, espontáneo y fluido. Su sinceridad de emoción se produce de un modo natural. Bruce nos predicó sobre los hechos fríos de la vida: por ejemplo, si deseas nadar, no puedes hacerlo en tierra, debes meterte en el agua. Compartió conmigo y con todos los que estudiaron con él los absolutos: honradez, respecto a todos, humildad, confianza y la cultivación de un deseo insaciable de alcanzar tu objetivo.

Cuando Bruce estaba vivo, siempre me empujó en una dirección en la que yo creía que deseaba que todos nosotros siguiéramos: Para satisfacer al máximo tus capacidades físicas que te permitieran identificar quién eres realmente con humildad y orgullo. Una vez que se logre esto, la puerta se abrirá y entrarás en el reino de la espiritualidad filosófica.

Incluso ahora, mi sangre se enfervoriza al reflexionar sobre los días pasados en que Bruce y yo estábamos juntos. Me ayudó ingeniosamente a recobrar los días que perdí interno durante cinco años en un campo de concentración americano simplemente por ser de descendencia japonesa. Me acababa de graduar en la escuela superior y Bruce me proporcionó una terapia de clases; simplemente ser capaz de "salir por ahí" y hacer algunas de las cosas alegres, locas, que había echado de menos y de las que me habían privado durante de mi internamiento. La amargura, la negatividad y la sensación de completa inferioridad que me plagó en los días antes de que Bruce Lee apareciera en mi vida son ahora, como resultado directo de sus enseñanzas y de mi propia buena voluntad de aplicarlas, simplemente agua que ha pasado por debajo del puente. Me doy cuenta ahora de que había un enriquecimiento encubierto, oculto, que fructificó de mis experiencias, tanto positivas como negativas, que me ha servido para convertirme en una persona mejor hoy.

Bruce solía decir: "El que sabe, pero desconoce que sabe, está dormido; despiértale". Aunque no llegué a apreciar esta declaración hasta muchos años más tarde, estoy agradecido de que "llenara mi taza" sin que ni siquiera yo me diera cuenta, sabiendo de algún modo que "no sabía que sabía".

Tengo muchos recuerdos queridos de Bruce. Entrenamos juntos, comimos juntos, fuimos al cine juntos y hablamos de todos los temas bajo del sol. Recuerdo vivamente aparecer con Bruce cuando dio demostraciones de artes marciales en Seattle y California, en donde experimenté el efecto estremecedor de hacer frente a sus puñetazos y patadas, que explotaban hacia mí con la energía y velocidad de un huracán, sólo para detenerse a una fracción de pulgada de mi cara. ¡La fuerza de la brisa causada por sus golpes literalmente movía mi pelo!

Bruce fue mi mentor, mi sifú, mi consejero y, lo más importante, mi amigo. Él personificaba los principios más altos del verdadero artista marcial.


Por: Taky Kimura, alumno y amigo de Bruce Lee.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

EL TAO DEL JEET KUNE DO. (EN ESPAÑOL)

Descarga desde aquí el libro completo y en Español, El Tao del Jeet Kune Do , de Bruce Lee: Link del Libro: http://adf.ly/rCstT Esper...